Planes de Pensiones Indexados y Baratos

Hace un par de días, la cuenta de Twitter de Vanguard FA envió el siguiente mensaje:

To reduce the impact of taxes, maximize use of tax-advantaged accounts, locate assets carefully, and practice tax-efficient trading.

Para poder beneficiarse de las ventajas fiscales de las que disponemos, no sólo debemos centrarnos en minimizar los costes fiscales, sino que también sería beneficioso un trabajo de búsqueda de aquellos productos o estrategias que maximicen las ganancias fiscales, como los planes de pensiones.

 

Pero en España no disponemos de las cuentas de retiro que tienen los americanos, en las que pueden incluir casi cualquier tipo de activo. Nosotros tenemos que optar por los Fondos de Pensiones si queremos beneficiarnos de las ventajas fiscales de la inversión para la jubilación.

Con la subida del IRPF aplicada a nuestras nóminas, los Planes de Pensiones pasarán a devolver un mayor porcentaje de lo invertido en ellos, haciendo cada vez más beneficioso dedicar parte de la inversión a este tipo de productos.

Quiero mostrarte una comparativa entre dos supuestos prácticos de inversion:

– En el primer caso invertiremos 10000€ iniciales en el fondo de inversion indexado a la renta variable americana más barato del Mercado, añadiendo anualmente otros 10000€ más al mismo producto. La rentabilidad supuesta anual será del 10% menos las comisiones del 0,35%. Un 9,65% de rentabilidad anual.

– En el segundo caso invertiremos esos mismos 10000€ en el Plan de Pensiones indexado al S&P500 más barato del mercado. Reinvertiremos un 20% de las aportaciones a mitad de año en concepto de devolución de hacienda y aplicaremos a todo ese dinero un 10% anual menos la comisión del 1,25%. Un 8,75% de rentabilidad total anual.

Esta es la tabla tras los primeros 18 años de inversión (después del año 18 ya estaba cansado de meter datos):

Y esta es la gráfica del crecimiento del capital total para tener una imagen más visual:

Fíjate en esta diferencia. Para el caso del fondo de inversión, al finalizar el primer año tendremos la cantidad inicial, más la rentabilidad anual, más la aportación anual de final de año. Pero en el caso del plan de pensiones, al finalizar el primer año tendremos la aportación inicial, más la rentabilidad anual, más la aportación anual de final de año, más la devolución de hacienda a mitad de año, más la rentabilidad a 6 meses de la devolución reinvertida.

Parece ser que el beneficio de usar productos fiscalmente eficientes es claro. Los planes de pensiones ayudan a multiplicar el capital invertido gracias al tratamiento fiscal de estos productos. Para que la ayuda sea eficaz debemos elegir planes baratos (dentro de lo que se puede pedir dentro de la gama de planes) e indexados, para así evitar una gestión desastrosa, como suele ser el caso de los fondos de pensiones.

Por lo tanto, ¿deberías invertir en planes de pensiones?

La respuesta correcta en mi opinión es depende.

Ventajas de los planes de pensiones:

–       Tratamiento fiscal. Hacienda te devolverá el porcentaje de IRPF que te corresponda de todo lo invertido hasta 10000€.

–       El interés compuesto no sólo es aplicable al beneficio del plan, sino que también es aplicable a las cantidades devueltas si somos lo suficientemente metódicos como para reinvertirlas en nuestra cartera.

Desventajas de los planes de pensiones:

–       Iliquidez. No podrás disponer del dinero invertido excepto causas de fuerza mayor.

–       Precio. Suelen ser mucho más caros que los fondos o ETFs.

–       Gestión. Muy pocos son de gestión pasiva, y los de gestión activa suelen tener rendimientos indecentes.

–       Tratamiento fiscal al cobrar el plan. Cuando comiences a cobrar el plan, el dinero ingresado desde él formará parte de tus rendimientos del trabajo, por lo que aumentarán tu base de IRPF. Esto te perjudicará, por lo que deberás estudiar cuánto sacar cada año de lo acumulado en el plan, de modo que te perjudique lo menos posible.

Por lo tanto, teniendo en cuenta la tabla y el gráfico que te he adjuntado más arriba, y estudiando cuidadosamente las ventajas y desventajas de los planes, te corresponde a ti, por tu propia situación personal, determinar qué parte de tus ahorros destinarías a este tipo de productos. Sirva este pequeño esquema como guía sucinta:

1. Cuanto mayor sea el IRPF que se te aplica, más beneficioso será invertir dinero en un plan de pensiones.

2. Cuanto mayor sea tu capital líquido del que puedas disponer, menor el riesgo de invertir en un activo ilíquido como es el plan de pensiones. Si no dispones de ahorro y portafolio líquido (fondos, ETFs, acciones, bonos,…) suficiente como para sentirte tranquilo, no deberías comenzar por invertir en productos que no te permitan recuperar el dinero, como es el caso de los planes.

3. Cuantas más posibilidades de contratar un plan barato e indexado, menor la penalización en los costes. Si quieres ser fiel a tu banco habitual y no dispone de planes baratos e indexados, el beneficio fiscal del plan se diluye demasiado.

En mi caso particular, desde hace ya bastantes años, realizo (la señora que manda en mi casa también) una pequeña aportación mensual al Plan Naranja 2040, que va modificando su asset allocation dinámico de renta variable y renta fija según se va acercando el año objetivo. Granito a granito se ha ido haciendo una pequeña montaña. Es sencillo, cómodo, relativamente barato e indexado, y permite que hacienda me devuelva un 20% de las aportaciones anuales.

Es un activo que se encuentra desplazado de mi cartera boglehead, pero estoy estudiando la manera de incluirlo dentro de mi proyecto de Cartera Permanente,  adjudicando los porcentajes de cada tipo de activo del plan como parte de cada asset de la futura cartera, y así aprovechar para poder valorarlos dentro de mi tabla patrimonial. Ya veremos como lo hago, de momento espero haberte aclarado un poco el tema de los planes de pensiones, normalmente mal valorados por blogueros y foreros por el hecho de determinar a la ligera su validez o no como producto adecuado para un inversor a quien desconocen.

Como siempre, eres tú, con tus circunstancias particulares, quien debe determinar su adecuación a tus finanzas personales y familiares.

Publicidad

59 responses to “Planes de Pensiones Indexados y Baratos

  1. @wenomeno, “Nunca debe atribuirse a la conspiración lo que bien podría explicarse por la incompetencia.” Es una cita de El Economista Camuflado de Tim Harford.

    Un saludo.

  2. @Lluís — De acuerdo. En realidad depende de la cantidad del ahorro acumulado en Planes de Pensiones que decidas rescatar cada año. Esa decisión de cuanto rescatar dependerá de tus gastos anuales y de tus “otros ingresos” (tanto pensión de la seguridad social como de los rendimientos de otras inversiones tales como dividendos de un ETF tipo VIG). La decisión de cuánto rescatar del Plan de Pensiones cada año una vez nos hayamos jubilado habrá que apoyarla en hacer los números comparando el coste “fiscal” de rescatar más (puede saltar a un tramo donde las rentas del trabajo tributen más que las rentas del capital) con el coste “financiero” de rescatar menos (representado por el mayor coste de la gestión del Plan de Pensiones comparado con el del Fondo de Inversión). Como ves, estoy suponiendo que sólo una parte del ahorro se ha invertido en Planes de Pensiones (motivado sobre todo por la imposibilidad de rescatar antes de la fecha de jubilación). Por llevar a un caso extremo tu ejemplo, si la pensión de la seguridad social es muy baja, es perfectamente posible que al menos una parte del rescate del Plan de Pensiones tributará a tipos menores que las rentas del capital (Fondo de Inversión).

    @Álvaro — Sí que se puede rebalancear con Planes de Pensiones. Por ejemplo, puedes tener un Plan de Pensiones de bolsa americana, otro de bolsa europea y otro de renta fija europea y rebalancear una vez al año entre ellos (cuando haces el rebalanceo de toda tu cartera). Mi lectura no es que los Planes de Pensiones sean una inversión a desechar de plano, más bien al contrario — en principio merece la pena considerarlos como PARTE de una cartera de inversión a muy largo plazo (como las que se consideran en este blog), pero su uso dependerá de las circunstancias específicas de cada persona. El ejemplo de Antonio parece indicar una diferencia acumulada de alrededor de EUR 30,000 — me parece que esto representaría un incremento de rentabilidad de aproximadamente el 0.3% anual, pequeño pero no desdeñable — aunque sería interesante ver el resultado sobre 30 años para ver si efectivamente esa diferencia tiende a desaparecer en el muy largo plazo.

  3. @R,
    Totalmente de acuerdo. En mi caso, ahora estoy metiendo el máximo que me permite la normativa actual. Si no lo hiciese tendría que pagarle un porrón a hacienda, por lo que para que se lo queden ellos me lo quedo yo, aunque sea en un plan de pensiones por tiempo indefinido. Soy autónomo, y pago la cuota mínima. No sé qué voy a hacer durente los próximos 30 años, pero en el caso de que siguiese como hasta ahora mi pensión sería raquítica (de unos 500 ó 600 € al mes), por lo que si la complemento todos los meses con otros 500 €, no tendría que pagar gran cosa a Hacienda (con la normativa actual). Si estas pensiones las complemento con lo que tenga de renta pasiva de mis fondos de inversión (que ahora tributa como capital) tendría una pensión digna con una tributación relativamente baja.
    Cada caso es un mundo…

  4. @R, en teoría claro que se puede rebalancear, pero en la práctica no hay productos interesantes para utilizar.

  5. Me gustaría hacer un apunte a lo ya comentado en esta entrada. Un factor importante a tener en cuenta a la hora de decantarse por un plan de pensiones es la EDAD.

    Partimos de 2 situaciones diferentes:
    A) Una combinación de plan de pensiones + fondo de inversión (en el que se invierte la cantidad devuelta por hacienda).
    B) Un fondo de inversión.

    El punto fuerte de la opción A es que la cantidad invertida es mayor. Los puntos fuertes de la opción B son mayor rentabilidad y menor pago de impuestos al rescatar.

    Pues bien, si empezamos demasiado pronto a meter dinero en la opción A, es posible que salgamos perdiendo con respecto a la opción B. Explico con un ejemplo: imaginad una persona de 20 años que empieza a meter dinero en un plan de pensiones. La rentabilidad del plan de pensiones es 0,90 % menor que la del fondo. Si componemos esa cantidad durante 45 años, con el ejemplo puesto por Antonio, tenemos lo siguiente:
    – Opción A: 1,0875^45 = 43,58
    – Opción B: 1,0965^45 = 63,15

    Si para lo opción A teníamos disponibles 12400 (tipo del IRPF aplicable del 24%), correspondiendo con 10000 euros para la opción B, tenemos que:

    – Opción A: 43,58*12400 = 540392.
    – Opción B: 63,15*10000 = 631500.

    Si descontamos ahora los impuestos, nos sale lo siguiente:
    – Opción A (24% de IRPF): 540392*0,76 = 410697.
    – Opción B (21% renta de capital): 631500*0,79 = 498885.

    Podríamos hacerlo más favorable al plan de pensiones si la devolución de hacienda la invirtiésemos en un fondo de pensiones. Esto nos daría como resultado que compensaría empezar antes el tema del plan de pensiones, pero siempre tendremos un periodo en contra en función de la edad.
    Anticipo que el ejemplo planteado no es posible, porque estamos aplicando un descuento fiscal de sólo el 24% (cuando para ser capaces de invertir 10000 tenemos que tener un salario al que se le aplicaría un tipo de IRPF mucho más alto. En concreto, el salario mínimo para poder hacer esa inversión debería ser de más de 33333 euros NETOS/año).

    Por último, me gustaría hacer un resumen de los factores que benefician una u otra opción:
    – Opción “plan de pensiones”: mejor cuanta más edad, mejor cuanto más cantidad invertida, mejor cuanta mayor diferencia de ingresos (y por tanto, tipo impositivo) haya entre la época de trabajo y la de retiro.
    – Opción “fondo de inversión”: mejor cuanto más rentabilidad esperada, mejor cuanto menos edad, mejor cuanto menos costes del fondo.

    La edad óptima en la que se produce ese cambio de opción B a opción A puede ser muy variable en función de las circunstancias personales, productos disponibles y rentabilidad esperada (luego ya confirmaremos en el futuro si hemos acertado. jaja).

    Un saludo.

  6. @Álvaro. Es cierto que la oferta de Planes de Pensiones deja mucho que desear, pero con la gama que tiene ING podría ser suficiente para ALGUNOS inversores. Por cierto que tu observación de que aunque en el ejemplo de Antonio la opción Plan de Pensiones lleva ventaja pero que esa ventaja puede ¨darse la vuelta¨ es muy interesante. Es posible que para un inversor X lo óptimo sea invertir en un Plan de Pensiones, pero no demasiado pronto, para que la ventaja que gana el Plan de Pensiones en los primeros años no se vea totalmente erosionada por la diferencia de costes de gestión. Al hacer los cálculos hay que tener en cuenta como horizonte no el año de jubilación si no el año en que se terminará de rescatar el plan, porque durante los años de rescate la opción Plan de Pensiones sigue generando desventajas en costes de gestión.

    Si Lluís se anima a hacer ese estudio que nos avanzaba, pero con análisis de sensibilidad de todos los parámetros que le estamos sacando puede servirle de tesis doctoral.

  7. Me ha gustado mucho tu artículo, me parece muy interesante.

    Yo lo estaba llevando en práctica, puesto que mi parte en renta fija la tengo en un Plan de Pensiones, concretamente en el Plan Renta Fija Europea, de esa forma cumplia con el requisito de tener una parte de renta fija en mi cartera (voy haciendo aportaciones mensuales) y por otro lado me beneficio de la desgravación fiscal y evito pagar a Hacienda.
    ¿Qué te parece el Plan Renta Fija Europea de ING?

  8. @Antonio, me gusta repetir tus experimentos y ya desde el primer momento me he topado con problemas. Probablemente será fallo mío y necesito que alguien me corrija:

    1. En el caso del PP, tras los 6 primeros meses tendré 10.000×1,04375=10.438€. Después, a esta cantidad, le añadimos 2.000€ y seguimos computando el interés: 12.438×1,04375=12.982€ que con la aportación a final de año sumarán 22.982€, ¿en qué me he equivocado?

    2. Como Álvaro apuntaba, la diferencia en ganancias se hace máxima en el año 27 con 67.612€ a favor del PP. A partir de ese momento se produce la “inversión” y la tortilla se vuelve rápidamente del lado del FI. Así, a partir del año 36, el FI acumula mayores beneficios que el PP.

    Necesito que alguien corrobore estos cálculos o los rebata. Gracias y un saludo.

    1. @VELASQVS, contesto a tus dos puntos por orden inverso:

      2. Como pongo en la entrada, mi vagancia ( 🙂 ) no me ha permitido ir más allá de los 18 años de cálculo, pero estimo que si no son correctos tus cálculos, te aproximas mucho. Efectivamente llega un momento en el que el 0,9% de diferencia en el coste es bastante más que la devolución máxima. Aunque también deberíamos considerar que a partir de los 50 años puedes aportar más de 10000€.

      1. Creo que tu diferencia sale porque no aplicas un 8,75% anual (TAE) a 6 meses, sino que aplicas un 8,75%/2 en los primeros 6 meses. Creo que no es lo mismo y eso hace que salga ganando tu estimación.

      @Cesc, no todos los casos son iguales. Habrá quien cobre hoy mucho y en la jubilación vaya a cobrar menos. Insisto en que cada uno debe hacer sus propios números y valorar ventajas e inconvenientes personales.

      @Magallanes72, para lo que se ofrece por ahí, no me parece de los peores.

      @devuntu, me alineo con tu resumen de los factores. Muchas gracias por tu curro de comentario.

      @Juan, ese es un factor determinante. Se podría concluir desde ya que no son para ti.

      *Se me ha adelantado @devuntu en la aclaración a @VELASQVS, y gracias a los dioses que lo ha hecho más técnico que yo 🙂

Comments are closed.