Números Para la Jubilación

Un asiduo usuario del blog que responde al seudónimo de @perdigon01, plantea una serie de preguntas que van dirigidas al objetivo final de la jubilación y el cálculo de las cifras claves para conseguir nuestros objetivos de retiro. Este es su mail:

Estimado Antonio:

Después de volver a mirar algunas de las lecturas de este tiempo, me parece que hemos dedicado poco tiempo  a algunas cuestiones de suma importancia y que paso a preguntarte:

1. No solemos hablar del objetivo final (jubilación, estudios de los hijos…) en cuanto a su cuantificación. Es decir, si queisiéramos por ejemplo tener unso ingresos para la jubilación de 1000 euros adicionales al mes ¿cómo habríamos de planificar la cantidad que deseamos ahorrar -teniendo en cuenta la inflación-, así como el aporte mensual a la cartera?

2. Una vez elegida la cantidad el siguiente paso es establecer tu assett. En muchos areferencias lo que se hace es ver qué rentabilidad necesitas para alcanzar tus objetivos en el plazo deseado y, a partir de aquí, ver qué productos te dan el retorno deseado. En algunas referencias aparecen tablas o gráficas de rentabilidad-riesgo, sin embargo están muy enfocadas al mercado americano o bien son de hace unos años. ¿Existe esa información actualizada a nuestro nivel regional?


3. Una vez obtenido el objetivo, supón la jubilación, ¿cuál es tu enfoque respecto a la forma ir retirando fondos del monto total?: retirar una cantidad anual en proporción al , valor de los fondos (4%?), cantidad fija. Una vez te jubiles, entiendo que se ha de:

a) seguir rebalanceando cada año (con mayor porcentaje en RF)
b) retirar aportes periódicos (que para eso es un plan de jubilación)
c) ¿seguir realizando aportes?

Saludos y gracias.

Vamos a sacar unos números aproximados que nos sirvan de guía inicial para tus cálculos futuros. Lo haremos siguiendo el guión que tú mismo estableces mediante apartados:

1 y 2. Para una renta final de 1000€ mensuales, lo primero que tenemos que calcular es la cantidad total de nuestra cartera, de la que iremos sacando mes a mes dicha renta. Si suponemos que vamos a disponer de un 0,35% mensual (algo más de un 4% anual), tenemos que la cantidad que debemos tener ahorrada es de 285714€.

Después de este primer paso, nuestra atención debe trasladarse a calcular la combinación “capacidad de ahorro – rentabilidad esperada de la cartera”. Partamos de una cartera con un rendimiento medio del 8,5% anual, que vendría a ser la rentabilidad esperada de una cartera boglehead que va aumentando poco a poco su porcentaje en bonos, o de una cartera permanente. A esta rentabilidad le restamos la inflación media (3,5%) y nos da como resultado una rentabilidad real media del 5%.

Si nuestra rentabilidad real media será del 5%, ¿cuánto debemos ahorrar como mínimo? Usando números aproximados, dependiendo de lo que nos quede para retirarnos, estas serían las cantidades a aportar mes a mes:

– 40 años: 192€ al mes

– 35 años: 257€ al mes

– 30 años: 350€ al mes

– 20 años: 700€ al mes

Como ves, cuanto antes comiences a invertir en tu cartera, más posibilidades de llegar a tu objetivo, o visto de otra forma, menos cantidad de ahorro mensual necesario.

La cartera permanente ha obtenido una media del 5% de rentabilidad por encima de la inflación media durante los 40 años de estudio desde que Harry Browne la sacara a la luz. En ese periodo las acciones fluctuaron con locura, el oro fue adorado y repudiado, los bonos de largo plazo se movieron con brío arriba y abajo, y el mercado monetario simplemente cumplió con su papel. Parece una cartera ideal para este cometido.

La cartera boglehead, rica en acciones cuando el inversor es joven y más conservadora cuando entra en edad, cumple también históricamente con una rentabilidad media similar. La única pega es que si coinciden los mejores años de bolsa con tus edades mozas, la penalización puede ser grave, ya que unos precios extremadamente altos no te permitirán acumular con alegría, y es posible que cuando peor funcione el mercado de renta variable, tu cartera sea tan prudente que apenas puedas comprar unas pocas acciones. Te puede parecer que debo estar loco por pensar que prefiero que la bolsa sufra mientras soy joven. Cosas mías… 🙂

3. Con respecto a cómo retirar los fondos cuando vivamos de sus rentas, creo que lo tienes bien explicado en después de alcanzar la libertad financiera o en retirar capital de la cartera en la jubilación. Como ves, mejor un 4% anual de lo que te quede en cartera que una cantidad fija que pueda resultar excesiva en un portafolio mermado por posibles bajadas. Cuando la cartera suba vivirás mejor y cuando baje vivirás menos holgado.

Seguir aportando es posible, pero no obligatorio. Si ya has alcanzado tu cantidad objetivo, mejor dedicarse a otros placeres que no sean los financieros, ¿no?

Eso sí, la cartera debe ser rebalanceada cada año para mantener el nivel de riesgo. Podrás ir sacando capital de los assets más apreciados, y al final de año dejar la cartera finamente balanceada. Sencillo, simple y aparentemente efectivo.

Creo que con todo esto quedan respondidas tus dudas, aunque no sé hasta qué punto resueltas. Todo lo que te quede sin resolver lo puedes plantear en los comentarios para que cualquier usuario del blog te ofrezca su opinión, quienes por otro lado pueden añadir su punto de vista sobre el tema tratado.

Un saludo y felicidades por preocuparte de lo que pocos se preocupan.

Publicidad

27 responses to “Números Para la Jubilación

  1. Antonio, otra cosa:

    ¿Por qué incrementas el ahorro mensual un 3.5% cada año si supones que la inflación es del 3%?

    También te garadecería saber cómo calculas el aporte mensual. Gracias mil.

  2. @perdigon01, el cálculo de Bernstein que comento es de los 4 pilares, del capítulo 12 que está dedicado íntegramente a este tema (la edición que tengo es la del 2010). Pero insisto en que es para retirar la misma cantidad fija (ajustada a la inflación) todos los años, independientemente de que aumento o disminuya nuestra cartera con los vaivenes del mercado. Bernstein no lo indica, ni lo comenté antes, pero supongo que para conseguir ese 90% de probabilidad de éxito (de no quedarnos sin dinero), las probabilidades de acabar con una cartera más abultada que en el momento del retiro también serán favorables. Por eso igual es una estrategia demasiado conservadora y en mi opinión se puede seguir un camino mixto, retirando una cantidad fija o variable según el movimiento de la cartera.

    Sobre tus dudas de la inflación, ten en cuenta que si utilizas rentabilidades reales (no nominales, es decir restada la inflación) se simplifican los cálculos y son equivalentes. En el ejemplo de Valentin, si a los 728.175€ le quitamos la inflación de 30 años al 3% (1.03^30) nos da 300.000€, cuyo 4% son justamente los 12.000€ “reales” que necesitas al año (el valor de Antonio es algo menor porque equivale al 4.2% de retirada anual). Por tanto, a la hora de hacer los cálculos nos da lo mismo contar con un rendimiento nominal de la cartera del 8% para llegar a los 728.175€, que contar con un rendimiento real del 5% para llegar a los 300.000.

  3. Una pequeña aclaración matemática, lo último que comenté no es exactamente así (pq 1.08^x es ligeramente menor que 1.05^x+1.03^x=1.0815^x), pero con tasas de inflación pequeñas las diferencias son insignificantes y se simplifican los cálculos.

    Según tu ejemplo, hemos calculado que con un 4% de cantidad retirada de la cartera necesitaremos 300.000€ reales para obtener 12.000€ el primer año de retiro (el resto de años dependerá del movimiento de la cartera, pq seguiremos retirando un 4%, no 12.000€, si no queremos correr el riesgo de arruinarnos antes de morir, pero debemos marcarnos un objetivo y en este caso son 300.000€). Siguiendo con el supuesto de Valentín nos quedan aún 30 años para ahorrar y, para simplificar los cálculos, supondremos que durante ese tiempo mantendremos inalterados los porcentajes de nuestros activos en la cartera y con ello la rentabilidad esperada no será modificada (de lo contrario habrá que rehacer los cálculos cada vez que cambiemos la composición de la cartera). Para seguir utilizando los números propuestos, supondremos una rentabilidad real del 5% como propuso Antonio (según las estimaciones de Rick Ferri haría falta una composición de cartera bastante agresiva para ello).

    Si ya tienes 10.000€, dentro de 30 años al 5% de crecimiento real tendrás 10000*1.05^30, unos 43.000€ reales. Nos quedan por tanto 257.000€ para acumular. Ahora viene la fórmula:

    Ahorro periódico = Objetivo*rentabilidad/(1+rentabilidad)^periodos
    Ahorro anual = 257000*0.05/(1.05^30-1) = 3868€ (322€/mes)

    Pero si las aportaciones son mensuales, es mejor hacer el cálculo mensual en lugar de anual:

    Ahorro mensual = 257000*0.00416/(1.00416^360-1) = 310€

    Esto sería usando Dollar Cost Average, con una aportación fija mensual que deberemos incrementar según la tasa de inflación, y suponiendo que no vamos aumentando con el tiempo la proporción de renta fija y con ello disminuyendo la rentabilidad esperada. Si lo hacemos tendremos que rehacer los cálculos, cambiando el objetivo (que será menor pq ya habremos ahorrado más), la rentabilidad y los periodos restantes. Pero aunque no cambiemos la distribución de la cartera, si durante un tiempo prolongado el crecimiento real de la misma se aleja demasiado del crecimiento previsto (por un periodo bajista prolongado, por ejemplo), es recomendable volver a rehacer los cálculos para aumentar las aportaciones mensuales, o no llegaremos al objetivo.

    Ahora vamos a ver un ejemplo más conservador. Supongamos que en el momento de la retirada hacienda nos cobra un 25% de impuestos por ganancias del capital, más un 0.5% anual de impuestos del patrimonio sobre el total de la cartera (tal y como están las cosas no me parece una asunción muy descabellada). Esto implica que los 12.000€ de retirada pasan a ser 16.000€ (4.000€, un 25%, son impuestos) y, por otro lado, solo podremos retirar un 3.5% de la cartera anualmente (el otro 0.5% hasta el 4% tb son impuestos). Con todo ello, el objetivo pasa a ser 457.142€ (16.000/0.035). Con los números de antes (y los 10.000€ ya ahorrados), tenemos:

    Ahorro mensual = 414000*0.00416/(1.00416^360-1) = 498€

    Ahora vamos a complicarlo más todavía y usaremos las estimaciones de Rick Ferri que puse antes. Con una composición de cartera moderada, digamos 60% RV (70% Large, 15% Emergente, 15% Small-value) y 40% RF (bonos intermedios) tendríamos una rentabilidad real esperada del 4.14%. Con los anteriores números:

    Ahorro mensual = (457142-10000*1.0414^30)*0.00345/(1.00345^360-1) = 595€

    PD: Es un poco tarde para repasar los números, así que no descarto que pueda haber algún error en los cálculos.

  4. @Álvaro

    Gracias por el detalle, me pongo esta noche a mirrarlo cunado llegue a casa, porque con el pluriempleo es difícil.

    Te lo agaradezco infinitamente ya que no me gusta nunca “tragarme datos” sino entenderlos con lápiz y papel y luego pasarlos a Excel.

    Miraré el capítulo 12 de los cuatro pilares que tengo en casa, y es que hace un año que lo leí por primera vez y lo repaso de vez en cuando…

    Gracias, champion.

  5. De todas formas hay que asumir que todas estas estimaciones son muy pero que muy relativas ¡dependen de tantas cosas!

    1- de si justo antes de jubilarte hay un periodo de mercado en alza o a la baja

    2- de si justo cuando empiezas a retirar fondos hay en el mercado un periodo de alza o de baja

    3- de cómo está la divisa en del lugar donde vas a vivir cuando te retires en relación con las divisas de tus inversiones

    4- como se ha dicho, de la fiscalidad en el momento en que te retiras

    5- de la variación real sobre la rentabilidad teórica que sufrirán los tipos de activos en que vas a invertir a lo largo de los próximos 20, 30, 40 años

    6- de que te toque un periodo de inflación disparada (o al contrario)

    7- de la edad a la que llegues (cuánto vivirá la gente dentro de 30 años?)

    8- de la edad a la que te jubiles (cuándo se jubilará la gente dentro de 30 años?)

    etc…etc…

  6. @Álvaro:

    ¿Podías confirmarme la referencia del libro al que hacías referncia de Value Averaging?

  7. @perdigon01

    Creo que @Álvaro se refiere a este libro:

    Value Averaging: The Safe and Easy Strategy for Higher Investment Returns. Michael E. Edleson.

    Yo lo he leído y me parece muy bueno. En alguna reseña leí que ha de usarse como “la guinda del pastel”. Es decir, no es el factor más influyente en la rentabilidad de tu cartera, pero puede ayudarte una vez te has formado en otros aspectos.

    Un saludo.

    1. Yo soy más de tener en cuenta todo lo que apunta @Juan, de modo que no me preocupo demasiado por los números que hemos estado haciendo en esta entrada. Para mí todo es más práctico y me concentro en:

      1. Gastar menos de lo que gano.
      2. Ahorrar al menos un 20% de lo que ingreso.
      3. Invertir el ahorro de forma sistemática mediante el método expuesto en este blog.

      Todo esto es lo que está en mi mano llevar a término, y si lo cumplo, mi futuro financiero será mejor. Nada más. Si al llegar a mi retiro la cantidad es mayor, tanto mejor para mí. Si es menor, me adaptaré a esa cantidad. Pero especular con la cantidad que debo conseguir y el ahorro mensual que necesito es algo menos práctico. Si ganase el año que viene una cuarta parte de lo que gano hoy, ¿tendría que mantener mi nivel de ahorro total para llegar a mi objetivo programado? ¿Para qué crearme ese tipo de necesidades?

  8. @Antonio:

    No es tanto por saber qué cantidad te quedará en ese momento como el fijar un objetivo que puede ser a medio o largo plazo. En particular he puesto el ejemplo de la jubilación porque creía que era uno de los “clásicos”.

    Yo por ejemplo podría incluir mi objetivo de “financiar la educación de mis hijos”…

    @Álvaro o devuntu:

    Sólo por curiosidad, el libro es freeware o lo habéis pillado por amazón.

  9. Amazon. El kindle y la colección de libros de inversión que he comprado ya son una de las mejores inversiones financieras que he hecho hasta ahora 🙂

    Sobre el comentario de antonio, realmente tengo una filosofía parecida, pero si puedo recorrer el camino con una linterna es mejor que hacerlo a oscuras 😉

Comments are closed.