La Bolsa o la Vida: Pensar con Independencia Financiera

Para cambiar nuestros hábitos financieros, que son el caldo de cultivo para mejorar nuestras finanzas, es necesario cambiar nuestra forma de pensar acerca del dinero. Si nos aferramos a los viejos patrones de pensamiento, la historia se repetirá. A esa nueva forma de pensar en relación al dinero lo llamaremos Pensar con Independencia Financiera (PFI).

Modificar nuestro pensamiento con respecto al dinero es muy difícil, ya que todos hemos crecido en un entorno familiar y ambiental que ha ido puliendo nuestra forma de razonar en relación a las finanzas. Por ello necesitamos de la primera herramienta necesaria: El plan financiero.

Con el plan financiero dejamos atrás la forma de alcanzar la riqueza mediante golpes de suerte especulativos, y adoptamos aquella que nos alienta a trazar un camino de sensatez y de acumulación sostenida de patrimonio. Es despertar del sueño americano.

También nos ayuda a entender que el camino a la felicidad no tiene porqué estar ligado a cuanto más, mejor. Pensar con independencia financiera y trazar un plan de crecimiento patrimonial sostenido hace florecer en nosotros las ganas de disfrutar del camino mientras aseguramos nuestro futuro, y no en concentrarse en fines ostentosos, irrazonables y difíciles de alcanzar, propio de aquellos que nunca tienen suficiente.

Mientras no seamos capaces de cuestionar el paradigma monetario de la inmensa mayoría, estaremos atrapados en:

– Gastar más de lo que se gana.

– Comprar caro y vender barato.

– Trabajar en aquello que no nos agrada.

– Necesitar dos sueldos para llegar a fin de mes.

– Dejar la gestión del dinero en manos de “expertos” que sacan provecho de la ignorancia.

Mediante el PFI seremos capaces de desprendernos de emociones relacionadas con el dinero, para así poder analizar de forma objetiva nuestra situación patrimonial y de inversión. Ser conscientes de que el dinero pasa por nuestras vidas, pero no las dirige. Conduce, de forma natural, a desarrollar la Inteligencia Financiera.

Publicidad